Ciencia

Alegoría de la Ciencia. Óleo sobre tela de Sebastiano Conca.

La ciencia (del latín scientĭa, 'conocimiento') es un sistema que organiza y ordena el conocimiento a través de preguntas comprobables y un método estructurado que estudia e interpreta los fenómenos naturales, sociales y artificiales.[1]​ El conocimiento científico se obtiene mediante observación y experimentación en ámbitos específicos. Dicho conocimiento es organizado y clasificado sobre la base de principios explicativos, ya sean de forma teórica o práctica. A partir de estos se generan preguntas y razonamientos, se formulan hipótesis, se deducen principios y leyes científicas, y se construyen modelos científicos, teorías científicas y sistemas de conocimientos por medio de un método científico.[2]

La ciencia considera y tiene como fundamento la observación experimental. Este tipo de observación se organiza por medio de métodos, modelos y teorías con el fin de generar nuevo conocimiento. Para ello se establecen previamente unos criterios de verdad y un método de investigación. La aplicación de esos métodos y conocimientos conduce a la generación de nuevos conocimientos en forma de predicciones concretas, cuantitativas y comprobables referidas a observaciones pasadas, presentes y futuras. Con frecuencia esas predicciones se pueden formular mediante razonamientos y estructurar como reglas o leyes generales, que dan cuenta del comportamiento de un sistema y predicen cómo actuará dicho sistema en determinadas circunstancias.

Desde la revolución científica, el conocimiento científico ha aumentado tanto que los científicos se han vuelto especialistas y sus publicaciones se han vuelto muy difíciles de leer para los no especialistas.[3]​ Esto ha dado lugar a diversos esfuerzos de divulgación científica, tanto para acercar la ciencia al gran público, como para facilitar la compresión y colaboración entre científicos de distintos campos.[3]

La historia de la ciencia abarca el desarrollo de la ciencia desde la antigüedad hasta el presente. La ciencia es un conocimiento empírico, teórico y de procedimiento sobre el universo , producido por científicos que formulan explicaciones y predicciones comprobables basadas en sus observaciones.[4]​ Hay tres ramas principales de la ciencia: natural, social y formal.[5]

Las primeras raíces de la ciencia se remontan al Antiguo Egipto y Mesopotamia alrededor de 3000 a 1200 A.C.[6][7]​ Sus contribuciones a las matemáticas , la astronomía y la medicina entraron y dieron forma a la filosofía natural griega de la antigüedad clásica, mediante la cual se hicieron intentos formales para proporcionar explicaciones de eventos en el mundo físico basadas en causas naturales.[6][7]​ Después de la caída del Imperio Romano Occidental, el conocimiento de las concepciones griegas del mundo se deterioró en Europa occidental de habla latin durante los primeros siglos (400 a 1000 EC) de la Edad Media, [8]​ pero continuó prosperando en el Imperio Romano Oriental (o Bizantino) de habla griega. Con la ayuda de traducciones de textos griegos, la cosmovisión helenística se conservó y se absorbió en el mundo musulmán de habla árabe durante la Edad de Oro islámica. [9]​ La recuperación y asimilación de obras griegas y las investigaciones islámicas en Europa occidental desde el siglo X al XIII revivieron el aprendizaje de la filosofía natural en Occidente.[8][10]

La filosofía natural se transformó durante la Revolución Científica en la Europa de los siglos XVI al XVII,[11][12]​ a medida que nuevas ideas y descubrimientos se apartaron de las concepciones y tradiciones griegas anteriores . [13][14][15][16]​ La Nueva Ciencia que surgió era más mecanicista en su cosmovisión, más integrada con las matemáticas y más confiable y abierta ya que su conocimiento se basaba en un método científico recién definido. [14][17][18]​ Pronto siguieron más "revoluciones" en los siglos siguientes. La revolución químicadel siglo XVIII, por ejemplo, introdujo nuevos métodos cuantitativos y medidas para la química. En el siglo XIX, se enfocaron nuevas perspectivas con respecto a la conservación de la energía , la edad de la Tierra y la evolución.[19][20][21][22][23][24]​ Y en el siglo XX, nuevos descubrimientos en genética y física sentaron las bases para nuevas subdisciplinas como la biología molecular y la física de partículas .[25][26]​Además, las preocupaciones industriales y militares, así como la creciente complejidad de los nuevos esfuerzos de investigación, pronto marcaron el comienzo de la era de la " gran ciencia ", particularmente después de la Segunda Guerra Mundial .[25][26][27]

Culturas tempranas

Modelos de arcilla de hígados de animales que datan entre los siglos XIX y XVIII a. C., encontrados en el palacio real de Mari, Siria.

Las primeras raíces de la ciencia se remontan al Antiguo Egipto y a la Mesopotamia en torno a los años 3000 a 1200 a.C.[28]​ Aunque las palabras y los conceptos de "ciencia" y "naturaleza" no formaban parte del paisaje conceptual de la época, los antiguos egipcios y mesopotámicos hicieron aportaciones que más tarde encontrarían un lugar en la ciencia griega y medieval: las matemáticas, la astronomía y la medicina.[29][28]​A partir de alrededor del año 3000 a.C., los antiguos egipcios desarrollaron un sistema de numeración de carácter decimal y orientaron sus conocimientos de geometría a la resolución de problemas prácticos, como los de los topógrafos y constructores.[28]​Incluso desarrollaron un calendario oficial que contenía doce meses, de treinta días cada uno, y cinco días al final del año.[28]​Los antiguos pueblos de Mesopotamia utilizaban los conocimientos sobre las propiedades de diversos productos químicos naturales para la fabricación de cerámica, loza, vidrio, jabón, metales, yeso de cal e impermeabilización;[30]​ también estudiaban la fisiología animal, la anatomía y el comportamiento con fines divinatorios[30]​y realizaban amplios registros de los movimientos de los objetos astronómicos para su estudio de la astrología.[31]​ Los mesopotámicos tenían intenso interés por la medicina[30]​y las primeras prescripciones médicas aparecen en sumeria durante la Tercera Dinastía de Ur (c. 2112 a.C. - c. 2004 a.C.).[32]​ No obstante, los mesopotámicos parecen haber tenido poco interés en recopilar información sobre el mundo natural por el mero hecho de recopilar información[30]​y principalmente sólo estudiaron temas científicos que tenían aplicaciones prácticas obvias o relevancia inmediata para su sistema religioso.[30]

Antigüedad clásica

En la antigüedad clásica, no existe un verdadero análogo antiguo de un científico moderno. En su lugar, individuos bien educados, generalmente de clase alta, y casi universalmente varones, realizaban diversas investigaciones sobre la naturaleza siempre que podían disponer de tiempo. [33]​Antes de la invención o descubrimiento del concepto de "naturaleza" (griego antiguo phusis) por parte de los filósofos presocráticoss, las mismas palabras solían utilizarse para describir la forma natural en que crece una planta,[34]​ y la "manera" en que, por ejemplo, una tribu adora a un dios determinado. Por esta razón, se afirma que estos hombres fueron los primeros filósofos en sentido estricto, y también los primeros en distinguir claramente "naturaleza" y "convención" [35]:209 La filosofía natural, precursora de la ciencia natural, se distinguía así como el conocimiento de la naturaleza y de las cosas que son verdaderas para toda comunidad, y el nombre de la búsqueda especializada de tal conocimiento era filosofía, el reino de los primeros filósofos-físicos. Eran principalmente especuladores o teóricos, particularmente interesados en la astronomía. En cambio, tratar de utilizar el conocimiento de la naturaleza para imitarla (artificio o tecnología, griego technē) era visto por los científicos clásicos como un interés más apropiado para los artesanos de clase social inferior.[36]

El universo tal y como lo concibieron Aristóteles y Ptolomeo a partir de la obra de Peter Apian de 1524, Cosmographia. 1524 obra Cosmographia.

La tierra está compuesta por cuatro elementos: Tierra, Agua, Fuego y Aire. La tierra no se mueve ni gira. Está rodeada por esferas concéntricas que contienen los planetas, el sol, las estrellas y el cielo.[37]

Los primeros Filósofos griegos de la Escuela Milesiana, fundada por Tales de Mileto y continuada posteriormente por sus sucesores Anaximandro y Anaximenes, fueron los primeros en intentar explicar la fenómenos naturales sin apoyarse en lo sobrenatural. [38]​ El Pitagóricos desarrolló una filosofía de números complejos[39]:467-68 y contribuyó significativamente al desarrollo de la ciencia matemática. [39]​{rp|465}} El teoría de los átomos fue desarrollado por el filósofo griego Leucipo y su alumno Demócrito.[40][41]​ El médico griego Hipócrates estableció la tradición de la ciencia médica sistemática[42][43]​ y es conocido como "El padre de la medicina"[44]

Un punto de inflexión en la historia de la ciencia filosófica primitiva fue el ejemplo de Sócrates de aplicar la filosofía al estudio de los asuntos humanos, incluyendo la naturaleza humana, la naturaleza de las comunidades políticas y el propio conocimiento humano. El método socrático, tal y como se documenta en los diálogos de Platón, es un método dialéctico de eliminación de hipótesis: se encuentran mejores hipótesis identificando y eliminando constantemente las que conducen a contradicciones. Se trata de una reacción al énfasis de los sofistas en la retórica. El método socrático busca verdades generales, comúnmente sostenidas, que dan forma a las creencias y las escudriña para determinar su consistencia con otras creencias.[45]​ Sócrates criticó el tipo de estudio más antiguo de la física por ser demasiado puramente especulativo y carente de autocrítica. Sócrates fue más tarde, en palabras de su Apología, acusado de corromper a la juventud de Atenas porque "no creía en los dioses en los que cree el Estado, sino en otros nuevos seres espirituales". Sócrates refutó estas afirmaciones,[46]​ pero fue condenado a muerte. [47]: 30e

Aristóteles creó posteriormente un programa sistemático de filosofía teleológica: El movimiento y el cambio se describen como la actualización de los potenciales que ya están en las cosas, según el tipo de cosas que sean. En su física, el Sol gira alrededor de la Tierra, y muchas cosas tienen como parte de su naturaleza que son para los humanos. Cada cosa tiene una causa formal, una causa final, y un papel en un orden cósmico con un impulsor inmóvil. Los socráticos también insistieron en que la filosofía debería utilizarse para considerar la cuestión práctica de la mejor manera de vivir para un ser humano (un estudio que Aristóteles dividió en ética y filosofía política). Aristóteles sostenía que el hombre conoce una cosa científicamente "cuando posee una convicción a la que ha llegado de una manera determinada, y cuando los primeros principios sobre los que descansa esa convicción le son conocidos con certeza".[48]

El astrónomo griego Aristarco de Samos (310-230 a.C.) fue el primero en proponer un modelo heliocéntrico del universo, con el Sol en el centro y todos los planetas orbitando alrededor de él.[49]​ El modelo de Aristarco fue ampliamente rechazado porque se creía que violaba las leyes de la física. [49]​ El inventor y matemático Archimedes de Siracusa hizo importantes contribuciones a los inicios del cálculo[50]​ y a veces se le ha atribuido como su inventor,[50]​ aunque su protocálculo carecía de varias características definitorias. [50]Plinio el Viejo fue un escritor y polímata romano, que escribió la enciclopedia seminal Historia Natural,[51][52][53]​ que se ocupan de la historia, la geografía, la medicina, la astronomía, las ciencias de la tierra, la botánica y la zoología.[51]​ Otros científicos o protocientíficos de la Antigüedad fueron Teofrasto, Euclides, Herófilo, Hiparco, Ptolomeo y Galeno.

Unidad

Límites

Método

Leyes

Teorías

Modelos

Consenso

Progreso

Científicos

Sociedad científica

Divulgación científica

Conciencia pública de la ciencia

Estudios de ciencia, tecnología y sociedad

  • Bunge, Mario (1969). La ciencia: su método y su filosofía. Buenos Aires. 
  • — (1980). Epistemología: curso de actualización. Barcelona. Ariel. ISBN 84-344-8004-2. 
  • — (1981). Materialismo y ciencia. Barcelona. Ariel. ISBN 84-344-0828-7. 
  • Cassirer, Ernst (1979). El problema del conocimiento en la filosofía y en la ciencia modernas. México: Fondo de Cultura Económica. 
  • Feyerabend, Paul. «Cómo ser un buen empirista: defensa de la tolerancia en cuestiones epistemológicas». Revista Teorema 7 (Valencia: Universidad de Valencia). ISBN 84-600-0507-0. 
  • — (1975). Contra el método: esquema de una teoría anarquista del conocimiento. Barcelona: Ariel. ISBN 84-344-0735-3. 
  • — (1990). Diálogo sobre el método. Madrid: Cátedra. ISBN 84-376-0956-9. 
  • — (1984). Adiós a la razón. Madrid: Tecnos. ISBN 84-309-1071-9. 
  • Fried Schnitman, D.; Prigogine, I.; Morin, E.; et. al. (1994). Nuevos paradigmas, Cultura y Subjetividad. Buenos Aires: Paidós. ISBN 950-12-7023-8. 
  • Hurtado, G. (Abril de 2003). «¿Saber sin verdad? Objeciones a un argumento de Villoro». Crítica. Revista Hispanoamericana de Filosofía 35 (103): 121-134. 
  • Popper, Karl (2004). La lógica de la investigación científica. Madrid: Tecnos. ISBN 84-309-0711-4. 
  • — (1984). Sociedad abierta, universo abierto. Madrid: Tecnos. ISBN 84-309-1105-7. 
  • — (2002). Conjeturas y refutaciones: el desarrollo del conocimiento científico. Madrid: Tecnos. ISBN 84-309-0723-8. 
  • Putnam, Hilary (1988). Razón, verdad e historia. Madrid: Tecnos. ISBN 84-309-1577-X. 
  • — (1994). Las mil caras del realismo. Barcelona: Paidós. ISBN 84-7509-980-7. 
  • — (1985). W. K. Essler, H. Putnam y W. Stegmüller, ed. Epistemology, methodology, and philosophy of science: essays in honor of Carl G. Hempel on the occasion of his 80th birthday. 
  • Quine, Willard Van Orman (1998). Del estímulo a la ciencia. Barcelona: Ariel. ISBN 84-344-8747-0. 
  • Villoro, J. (1992). Creer, saber, conocer. México DF: Siglo XXI. ISBN 968-23-1151-9. 

Other Languages

Copyright